Los artistas también emprenden


EN DIÁLOGO CON MAGDALENA LIZARRAGA  

 
Magda Lizarraga
 

Magdalena Lizarraga es una artista intermedial, que ha vinculado la ilustración, el diseño, el teatro y la producción para proponer otras maneras de hacer cultura. Después de vivir nueve años en Italia, decidió regresar a Chile y crear MLN Lab, que es un espacio creativo o lugar de convergencias en el cual distintas disciplinas se integran, dialogan y complementan para ofrecer experiencias artísticas originales y ajustadas a la medida del cliente.  

Cuando decidimos entrevistar a Magdalena nos resultó súper interesante preguntarle acerca de su experiencia como emprendedora en el ámbito cultural. ¿Alguna vez te has preguntado si los artistas también emprenden o cómo hacer para desarrollar propuestas viables, comercializables y rentables en dicha área? 

¡Te invitamos a conocer las respuestas de esta diseñadora de experiencias artísticas!  

Irene: ¿Cómo empezaste en el mundo del emprendimiento?

Magda: La idea de emprender responde a la necesidad de crear un espacio creativo que no esté condicionado por las  típicas “reglas” de las oficinas tradicionales. Quería trabajar en un organismo que esté en constante “work in progress”, que fuera maleable, curioso, flexible, empático y conectado. 



Irene: ¿Cómo has logrado vincular las artes escénicas, el diseño y la ilustración con el emprendimiento? 

Magda: Las artes escénicas tienen mucho de diseño y la ilustración mucho de teatro, personajes, magia, creacionismos de munditos, de escenas que cuentan historias, etc. Sucede que a un cierto punto todo se conecta muy claramente. La idea es ofrecerle al cliente un producto original, que dialogue en un idioma probablemente distinto al que está acostumbrado, pero sin sacrificar el mensaje que desea transmitir.  Desde ahí la idea es trabajar todo como un conjunto; incluyendo a las personas y las disciplinas, pues la fusión de todo es la clave para crear e innovar. El emprendimiento es una de las diversas disciplinas que involucro en el proceso creativo. 

Irene:¿Qué opinión tienes sobre la relación entre lo cultural y el emprendimiento? ¿Crees que funciona esta relación?

Magda: Creo que es el camino más potente por desarrollar. La cultura está vinculada a múltiples experiencias, realmente es un camino que no tiene límites si se deja volar la imaginación. Lamentablemente, sabemos que siempre hay problemas de presupuesto; y además, no sé cuán activo sea el consumidor de cultura en Chile. Tengo algunos cables sueltos aún respecto a ese tema.

Irene: ¿Hasta qué punto consideras que lo artístico puede ser comercializable sin perder su calidad estética?

Magda: Creo depende mucho del artista, de la obra y del contexto en general. Los límites los pone uno, porque el que crea siempre sabe más sobre el alcance de su trabajo. Pienso que si uno tiene bien claro cuáles son los ejes estructurales de la creación, se puede comercializar sin problema. Mientras no comprometa el mensaje y comunique su contenido... It’s done!


Irene: Magdalena, ¿qué tal si nos cuentas cómo nació MLN Lab? 

Magda: MLN Lab me encanta, porque es un espacio súper abierto, donde pasan muchas cosas. Invento y busco constantemente nuevas formas y asociaciones. Persona que conozco, la involucro. 

MLN Lab nace justo después de regresar a Chile, luego de estar 9 años viviendo en Italia/Milán, estudiando y trabajando. Su origen, como te contaba antes, viene de la necesidad de crear un espacio sin tanta regla ni formalidad académica  y donde muchas disciplinas puedan converger. Parte del proceso de mi regreso a Chile fue aterrizar todo lo que viví y aprendí en el exterior. Dentro de este marco, ya sabía que no podía ser bajo una plataforma tradicional. Entonces visualicé MLN Lab como un gran escenario teatral, donde todo se junta y dialoga.

 

Irene: ¿Qué proyectos estás desarrollando ahora y qué tienes pensado para un futuro cercano?

Magda: Ahora estoy haciendo ilustraciones para privados y trabajando en una oficina que relaciona la innovación, el diseño y las startups con el mundo de las inversiones. Muy interesante. 

Además, en un futuro cercano me gustaría seguir desarrollando más la ilustración, pero potenciar la parte narrativa de los mensajes. Tengo mucho que decir.

 

Irene: ¿Cómo ha sido tu relación con los espacios de coworking?

 Magda: Descubrir los coworkings fue como cuando uno descubre algo nuevo en su personalidad. La idea de que todo sea conectadísimo, flexible y de mucho networking, me encanta. No sé si es porque trabajo en el mundo "creative", pero esa "permitida dispersión” que crean los espacios me hace sentir en mi lugar. Ya no me imagino en una oficina convencional. 

Irene ¿Qué te ha parecido la propuesta de Zupwork?

Magda: ¡Genial! Creo que la idea de recuperar espacios des-habilitados y en óptimas condiciones para trabajar es un gran acierto. Sobre todo, porque los Cowork en Chile están todos llenos y a veces muy colapsados. Entonces, lo atractivo de Zupwork es que te propone una escala más íntima, pero igualmente conectada y con muchas actividades tipo talleres, charlas, eventos, etc. Tiene mucho potencial y además, tienen un café increíble.


Irene: ¿Qué tal si le regalas a nuestros lectores tres tips para emprender en el ámbito cultural?

Magda:

- Buscar una propuesta muy cercana a lo que uno es y desde ahí proyectar.

- Observar de modo empático la sociedad para luego decidir desde dónde aportar.

- Trabajar con personas que piensen distinto 

 

Irene: ¿algún mensaje para cerrar?

 Magda: Probar, mostrarse y romper reglas.

Actualmente, la audiencia, el arte y las propias dinámicas sociales exigen que los realizadores aprendan a crear y gestionar propuestas contundentes que generen engagement, aporten experiencias significativas y mueven a los espectadores a convertirse ellos mismos en prosumidores, es decir, en agentes activos del proceso creativo y cultural. 

Toda creación está unida estrechamente al emprendimiento siempre que busque diseñar, organizar y desarrollar propuestas de negocios que revolucionen el ejercicio de la creación. 

La experiencia de Magdalena Lizarraga es una muestra de cómo la cultura y el emprendimiento van de la mano para hacer del arte un área enriquecedora y rentable. 

Ve el trabajo de Magda en la siguiente mini-galería

 

 




Emilio SegresteZupwork